salud en ruta

cuidarse viajando con aceites esenciales

Lidia, a principios de verano, estuvo en contacto con una oruga procesionaria en España y una urticaria le invadió todas las piernas y gran parte de los brazos.

Estuvo 40 días sufriendo picores constantes y a parte de tomar unas cuantas pastillas y de inyectarle urbason no tuvo mejoría hasta que no probó una crema casera con aceites esenciales. Es por eso que hoy queremos hablar de ellos, y para eso tenemos una invitada. Ella es Elisa, de Historias de Hojalata, que como a nosotros el viaje le ha llevado a mimarse, a entender la fuerza de los productos naturales en nuestra salud y a cuidar el planeta.   

Elisa de Historias de Hojalata

¡Hola! Soy Elisa y un viaje por tiempo indefinido en furgoneta me hizo valorar mucho más el tiempo que tenemos. Todos tenemos las mismas horas a lo largo del día pero puede haber una diferencia enorme en cómo las utilizamos. Así surgió la inquietud de investigar sobre cosas que siempre me habían interesado pero nunca les había dedicado más tiempo, no quería ver qué pasaban los días y no hacía gran cosa.

Todo empezó por una gran preocupación por el plástico que consumía, había incorporado algunos cambios en mi vida pero sentía la necesidad de ir más allá. Así fue cómo me puse a hacer cosmética natural, ya que además de la satisfacción que me producía hacer mis propios productos, conseguía reducir muchos envases. Esto fue de la mano de investigar sobre los componentes que llevan productos que usamos cada día y mi sorpresa fue que hay miles de esos componentes que son tóxicos para nuestro cuerpo (y medio ambiente) y a pesar de estar comprobado siguen estando presentes, pero este tema podría dar para otro artículo entero.

En todo este proceso aparecieron los aceites esenciales en mi vida y fue un antes y un después. De estas cosas que dices por qué no habré descubierto yo esto antes, pero supongo que cada persona tiene su tiempo. En un primer momento lo descubrí, vi como tenían miles de propiedades y usos pero me quedé un poco con la copla de que sería complicado usarlo, que le tendría que dedicar mucho tiempo a aprender ¿y si me gasto dinero y luego se quedan en un cajón por que no se que hacer con ellos?

Pasó algún mes y encontré la opción ideal, una comunidad repleta de información en la que siempre hay alguien que te ayuda en el proceso. Me inicié de esta forma, con un kit de aceites esenciales y un difusor con los que tendría para hacer de todo, pero de nuevo lo más valioso fue toda la información a la que tuve acceso de forma muy sencilla, sin tener que hacer un gran esfuerzo para aprender.

Así es como aprendí todo lo que ahora sé y estoy feliz de poder ayudar a otras personas que lo necesiten, pero vayamos al grano:

¿Qué es un aceite esencial?

Un aceite esencial es el líquido aromático y volátil extraído de las plantas. Pueden obtenerse de raíces, semillas, flores, arbustos, hojas y árboles,  y aportan salud al cuerpo.

¿Pará que los uso? ¿Cómo?

Se pueden usar de forma tópica, inhalada o ingerida. Con esta última hay que tener más cuidado, una cosa importante es que no todos los aceites esenciales ni todas las marcas se pueden ingerir, quiero aclarar que siempre haré referencia a lo que uso y conozco. Tópicamente es una forma muy efectiva de usarlos, siempre hay que diluirlos en un aceite vegetal (oliva, coco, argán, almendras…), esto va a hacer que se absorban mejor y nos duren mucho más tiempo. Cuando los aplicamos de esta forma en 20 minutos se encuentran repartidos por todas las células de nuestro cuerpo ¿no es increíble? Y por último inhalados, lo podemos hacer directamente del frasco pero lo mejor es ponerlos en un difusor (que sea de vapor frio y ultrasónico para mantener las propiedades de los aceites), de esta forma van a llegar a nuestro sistema límbico del cerebro, donde se gestionan las emociones y los recuerdos. Es por esto que un olor te puede hacer viajar en el tiempo. Aunque a veces esto puede ser un dilema viviendo en una furgoneta, ¿Habrá batería suficiente?.

¿Qué beneficios hay en usar aceites esenciales a diario?

Algo que me parece muy interesante es que los aceites esenciales tienen una frecuencia vibratoria, al igual que la tiene nuestro cuerpo. Un cuerpo humano sano tiene una frecuencia de 62 MHz o más y por debajo de esas frecuencias nuestro cuerpo empieza a encontrarse mal o enfermar. La meditación, los alimentos de calidad, los pensamientos positivos, nos ayudan a mantener nuestra frecuencia alta, así que ¡cuidado con lo que pensamos! Los aceites esenciales tienen una frecuencia de entre 52 MHz y 320 MHz, usarlos a diario nos va a ayudar a vibrar alto, así que os voy a dar ideas de como los podemos usar en nuestra vida camper (y en cualquier estilo de vida)

AMBIENTADOR

En una furgoneta en la que la cocina, la cama y el baño se encuentran en un espacio reducido a veces podemos necesitar refuerzos para que huela bien. Aprovecho para decir que los ambientados comerciales son super tóxicos y es mejor no tenerlos cerca.

Paso a Paso:

  • Coger un frasco con pulverizador.
  • Echar una cucharadita de alcohol (esto hará que los aceites esenciales se disuelvan).
  • Añadir unas gotas de tus aceites esenciales favoritos. A mí me encanta mezclar Lavanda y Naranja, esta mezcla tiene un efecto relajarte así que es ideal para rociar las sábanas. Otra buena mezcla es Menta y Limón, es un aroma fresquito y que despeja mucho.
  • Terminar de rellenar con agua.

Super truco para esas jornadas de conducción largas, pon una pinza de la ropa de madera en la rejilla del aire acondicionado o ventilador y échale una gota de menta, te va a mantener despierto.

ANTIMOSQUITOS

Nos encanta estar rodeados de naturaleza pero no queremos tener bichos cerca (y como os podéis imaginar los repelentes de mosquitos que podemos encontrar en la farmacia o el supermercado es mejor no usarlos, son muy perjudiciales para nuestra piel y organismo).

 

Igual que con el ambientador podemos hacer un spray o bien diluir los aceites esenciales en un aceite vegetal, de esta forma van a durar más tiempo en nuestra piel y van a ser más efectivos. Mi fiel compañero para esto es un aceite que se llama “Purification” y es una mezcla de Citronela, Lemongrass, Lavandín, Mirto, Romero y Árbol de té ¡Probado en zonas tropicales de Centroamérica!

ALIVIO DESPUÉS DE UNA LARGA CAMINATA

Vamos a darle un empujón a esas piernas que no pueden más después de una ruta de senderismo y que queremos que al día siguiente sigan funcionando. Esto también lo podemos aplicar para esos cuellos tensos y doloridos de dormir en un colchón poco mullido o con una mala almohada. Hay varios aceites esenciales que tienen propiedades antiinflamatorias y alagésicas y nos pueden ayudar mucho, la Gaulteria es uno de ellos por su alto contenido en salicilato de metilo, yo uso una mezcla ya preparada que además de este aceite lleva clavo, siempreviva y menta (que le va a dar un frescor extra que se agradece mucho). Copaiba o Lemongrass (Pasto de limón) son otros dos aceites muy antiinflamatorios. Con cualquiera de ellos lo que podemos hacer es mezclarlo con un aceite vegetal y darnos un buen masaje, o que nos lo den 🙂

LIMPIEZA

Vamos manos a la obra con la limpieza de la furgo. Algo que tenemos que tener en cuenta y que viviendo en una furgo donde el espacio es reducido va a ser una gran ventaja, es que no necesitamos mil cosas para limpiar, eso son estrategias de marketing que nos han ido metiendo en la cabeza.

Lavaplatos

  • Envase con dispensador de espuma
  • 250 ml de jabón de Castilla líquido
  • 150 ml agua destilada
  • Un chorrito de vinagre de manzana
  • 15 gotas de aceite esencial de Limón
  • 5 gotas de aceite esencial de Clavo

 

Preparación: Llenamos el envase con el jabón y el vinagre. Calentamos el agua destilada sin que llegue a hervir, la añadimos a la mezcla y removemos. Dejamos que enfríe. Añadimos los aceites esenciales, tapamos el envase y agitamos para que se mezcle bien todo.

Limpiador multiusos

Como el nombre bien indica, con esto podemos limpiar TODO, ya que sirve para todo tipo de superficies.

  • Botella de vidrio con dispensador de spray de al menos 500 ml
  • 100 ml de vinagre de cítricos (Vinagre macerado con cáscaras de cítricos, que además va muy bien para limpiar los cristales)
  • 400 ml agua destilada
  • Media cucharadita de postre de bicarbonato
  • Una cucharadita de postre de jabón de Castilla (líquido o en escamas)
  • 15 gotas de aceite esencial de Limón

Preparación: mezclamos todos los ingredientes, agitamos bien y ¡Listo!

Detergente de la ropa en polvo

  • 1 taza de jabón natural o de Castilla en escamas
  • 1 taza de bicarbonato
  • 15 gotas de aceite esenciales al gusto

Preparación: Mezcla bien todos los ingredientes y deja reposar durante al menos 8 horas

Podría seguir y seguir, porque las opciones con aceites esenciales son infinitas, pero por ahora lo dejamos aquí. Siempre digo que un aceite esencial es un tóxico menos en tú vida y un aumento del bienestar, porque cuando hablamos de cuidarnos no nos referimos a lo estético, sino que nuestro cuerpo y mente se sientan bien y que ello nos lleve a seguir persiguiendo nuestros sueños.

¡Buenas y saludables rutas!

No te pierdas los consejos de vida sostenible de Elisa

Y sus aventuras en furgoneta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *