Trekking al Glaciar Leones

Otra ventana al Campo de Hielo Norte

A un lado de la Carretera Austral nos topamos con algo tentador, un cartel al comienzo de un camino que llega hasta el Valle Leones y el Glaciar Leones abriendo una ventana de acceso al Campo de Hielo Norte.  El cartel también nos advierte de que los próximos 17 kilómetros hasta el comienzo de la ruta a pie solo son aptos para 4×4, pero, ¿será cierto?

Los riachuelos, las zonas embarradas, las piedras y el tramo de varios kilómetros formado por arena de playa que, no sabemos porque está ahí, hacen más entretenido el trayecto que trascurre en un su mayoría por terrenos privados.

El dueño de uno de los terrenos nos permite pasar la noche junto al río, para a la mañana siguiente comenzar el trekking de 18 km ida y vuelta. También existe la posibilidad de dejar el coche al final de la ruta habilitada para vehículos y, pernoctar en un tienda de campaña pasado la propiedad privada.

El Campo de Hielo Norte es una gran masa de hielo glaciar con una extensión de 4.200 km2. El Monte San Valentín es el más alto de la Patagonia Chilena, con una altura de 4.085 metros sobre el nivel del mar y se puede observar al final de la caminata.

Para nosotros el Glaciar Leones es impactante, sorprendente y bonito. Es una caminata donde muy posiblemente, no te cruces con nadie.

Los 18 km están bien marcados, y la senda sólo se dificulta un poco durante el ascenso y descenso de una pequeña ladera que bordea una cornisa con vistas al río Leones.

Al poco de empezar la caminata se atraviesa un ancho campo con piedras enormes esparcidas por todo el territorio, creando un paisaje insólito producto de una avalancha del Glaciar Mapuche.

Haz clic en la imagen para verla más grande

Poco más adelante se cruza el río Mapuche por un puente de tablones y el sendero comienza a estrecharse en un bosque que cobija especies típicas de la zona, como el ñirre, lenga, canelo, o coigüe. El silencio de la naturaleza te acompaña todo el camino. Este  valle es un secreto bien guardado.

El sendero hasta aquí es plano, y vuelve a serlo pasando la empinada ladera donde encontramos escaleras de madera y cuerdas que nos facilitan el avance.

Haz clic en la imagen para verla más grande

En la última parte se acaba el bosque y se camina por un terreno abierto con pocos árboles y matorrales donde se pueden ver los rastros de zorros que habitan en paz en este rincón de la tierra.

El ascenso por una morrena levanta el telón para revelar el espectáculo final; El Lago Leones a nuestros pies y al fondo, descolgándose del Campo de Hielo Norte, el Glaciar que da vida al lago, Glaciar Leones.

Disfrutad el retorno por el mismo sendero.

***