Skopje, andando o en bici.

Primero buscamos un sitio para pasar la noche, gratis, tranquilo y no muy lejos del centro. En alguna ciudad a veces esto se complica.

Para nosotros una zona ideal fue Boris Trajkovski Sport Center. Desde aquí con la bici puedes cruzar el Bonsai Garden y recorrer la rivera del río Varda hasta el mismo centro. Un camino llano, como casi toda la ciudad.

Pasas por el Puente del Arte, o el famoso puente de piedra Kames Most que une la parte nueva de la ciudad con el barrio musulmán, donde puedes perderte por las calles del bazar, comprarte un bollo, un Burek o tomarte algo en una de sus terrazas. Desde este lado del Varda, y casi mejor sin la bici, puedes subir a las murallas de la Fortaleza Kale.

Muchos de los edificios gubernamentales se pueden encontrar a las orillas del río, son nuevos o todavía están en proceso de construcción.

El centro deportivo Boris es enorme, nos tomamos un café mientras usábamos internet en la cafetería y la recepcionista de la piscina nos dejó ducharnos gratis, rodeados de millones de niños…

Recordar que si queréis pasar al centro deportivo, las pistolas las tenéis que dejar en casa o en el coche. A ver si el árbitro va a pitar en contra y algún seguidor ferviente le va a dar un disgusto.

***