Razones para VIVIR VIAJANDO en furgoneta por el mundo

Viajar en furgoneta camper alrededor del mundo es una aventura que hay que hacer por lo menos una vez en la vida. Y si no, cierra los ojos por un momento e imagina que estás conduciendo por una de las carreteras más bonitas de la tierra, en un viaje donde cada segundo es nuevo, cada cara esconde una nueva historia.

Imagina como descubres miles de cosas y te descubres a ti con ellas.

¿Qué te parece? ¿te gusta la idea? si tu respuesta es SI, sigue leyendo, te contamos algunas de las razones por las que pensamos que es una experiencia maravillosa y una bonita manera de viajar y vivir.

  1. Eres Libre. Cuando viajas en furgoneta eres flexible, te dejas llevar, puedes cambiar la ruta, si la hay, y tomar desvíos a nuevos sitios que conocer. Si llegas a un sitio y te gusta, aparcas, lo haces tuyo, tu nuevo hogar.
    ¡Es tu viaje, una manera distinta de vivir! Eres dueño de tu tiempo.
  2. Es la manera más barata de viajar y vivir. Vayas donde vayas tu casa va contigo. Tienes donde dormir y cocinar en cualquier parte del mundo. El alquiler y las facturas las dejas atrás.
  3. Si no lo estás ya, te enamoraras de la naturaleza. Porque estarás inmerso en noches iluminadas por la luna, verás estrellas, cometas y constelaciones. Te darán ganas hasta de aprender astrología. Escucharás la lluvia caer en el techo de la furgoneta, inhalarás el olor de los árboles, el mar. Todo se magnifica. Disfrutarás de delfines al amanecer y de ciervos en las montañas… En definitiva pocas formas hay de vivir viajando que te ofrezcan un contacto tan cercano y diario con el mundo donde vives.
  4.  Descubres lo que no viene en las guías, la hospitalidad de quien no conoces y cosas que ni imaginas. Ve despacio y disfruta de la aventura.
  5.  Un nuevo despertar cada día. Te sorprenderás de la cantidad de sitios increíbles que hay para acampar libremente. No importa si estas en la costa o en las montañas, cada día tendrás un jardín diferente donde leer, donde explorar, pintar, caminar…
  6. Social. Hay gente viajando en furgoneta en todas partes del mundo, siempre habrá alguien con quién compartir experiencias, consejos, un vaso de vino y mucho ánimo para seguir. Conocerás gente que encuentra muy interesante tu manera de vivir y viajar, querrán saber, que les cuentes, mostrarte, que entres a sus casas….
  7. La vida es más simple y sencilla cuando vives en furgoneta. Te das cuenta que se necesita la mitad para vivir. Valoras el ser en vez del tener.
  8. Tolerancia y respeto. Conoces culturas, costumbres y tradiciones que nada tienen que ver con la tuya y a la vez te das cuenta de que todos tenemos muchas cosas en común. De algún modo todos somos iguales, personas allí donde vayas.

Viajar con furgo es adictivo. Todo es comenzar.

Razones vivir viajando

***