Las campanas de Sveta Gora

Una pequeña explanada a unos pasos del monasterio de Steva Gora, donde la vista se pierde sobre los Alpes Julianos. ¿Qué mejor sitio para pasar la primera noche?

Exploramos un poco la zona y decidimos quedarnos 2 o 3 días, hacer alguna ruta a pie o en bicicleta, leer, respirar, estar en paz… Preparamos la cama, sacamos la mesa, la comida y el vino. ¡Menudo festival nos vamos a dar mientras se nos pierde la vista en la distancia! Lo único que se escucha son los pájaros, arboles, alguna cabra pastando a nuestro alrededor y las campanas del monasterio. Nos preguntamos si habrá algún tipo de misa ya que estas parecen sonar cada media hora y durante un buen rato. “Estarán llamando a los feligreses”, aunque allí no aparece nadie.

Seguimos disfrutando del entorno y la cena. Pasan dos horas. Con certeza podemos decir que las campanas suenan cada media hora y no paran hasta que no pasan dos minutos. Ya es un poco tarde, 9:30 pm, el ruido empieza a ser un poco molesto y nos preguntamos cuando c…..o acabará. Empezamos a sopesar la idea que teníamos de pasar varias noches.

¡Las 11:30 ya no suenan!¡Podemos dormir!

“Pero….. ¡no puede ser!”

5:30 de la mañana y ya están otra vez!

Hicimos nuestra ruta en bici y a pie, dimos de comer a las cabras y nos fuimos a buscar un sitio igual de bonito pero más tranquilo para pasar la noche.

***