Agosto – 2013

Nuestra primera experiencia en “Furgoneta”

No era la intención pasar varias semanas en el cajón trasero de una furgoneta, donde teníamos que dormir en diagonal porque no entrabamos tumbados a lo largo.

Pero hay que amoldarse a lo que venga, y la primera noche aprendimos que dos sacos de dormir y una tienda de campaña por 40€ no son suficientemente buenos para un verano Escocés.

Acampamos a orillas de “Loch Lomond”.

Mientras cenábamos, los midges hacían lo mismo con nosotros.

A las 2:00 am no podíamos ponernos más calcetines, camisetas , sudaderas o toallas por encima. La única opción era meternos en la furgoneta de alquiler y juntarnos mucho.

No volvimos a usar la tienda. Teníamos nueva casa.

***