Los tesoros del Desierto de Atacama

Pisar por primera vez el desierto se guarda en la memoria con una imagen sobrecogedora. Lo que hace tres millones de años era un lecho marino hoy es el desierto más árido del mundo, encerrado entre la Cordillera de los Andes y las montañas que se elevan desde la misma orilla del Pacífico, impidiendo que las nubes y la brisa del mar toquen la arena y calmen la sequedad que se siente en cada poro de la piel.

Pero estas tierras han sido y siguen siendo deseo de muchos, hasta 1879 parte del desierto pertenecía a Bolivia y Perú, pero la guerra del Pacífico dibujó una nueva frontera que privó a Bolivia de su acceso al Océano y otorgo a Chile un tesoro de valor incalculable.

Tras un mes en el desierto no solo se aprecia la inmensidad que te rodea, los geiser que se esconden a más de 4000 metros de altitud, los mantos de flores que en los últimos años atraen a decenas de viajeros, las dunas, los baños termales, la devoción religiosa que raramente se mezcla con bailes indígenas o las cordilleras y valles que forman paisajes lunares llenos de colores donde la luz del atardecer es el pincel que da los últimos toques sobre una obra de arte.

También se palpa, e incluso con mayor facilidad, el incesable deseo por el tesoro enterrado bajo las montañas. Se sienten las explosiones que a cada pocos kilómetros levantan una gran nube de arena y comen espacio a la montaña en busca de oro, cobre, hierro, plata, boro, litio, sodio y potasio. Se sigue viendo el viejo tren que a duras penas recorre las más que oxidadas vías que llegan a la mina cargado de una codicia que no tiene límites, y las ruinas de poblaciones que ahora, y ya después de sacar el jugo a la tierra, se han convertido en piedras amontonadas y vertederos abandonados donde no hace tanto tiempo mineros mal vivían tras dejar atrás sus campos y animales en busca de un trabajo que les llevase a una vida mejor. A muchos de ellos este camino les llevo a la esclavitud.

El Desierto de Atacama se extiende en el Norte Grande de Chile, abarcando las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Atacama y el norte de la región de Coquimbo, cubriendo una superficie de aproximadamente 105 000 km², es un terreno hostil que llega más allá de lo que las agencias te quieren mostrar, es belleza, riqueza, soledad y muerte.

¡Allá vamos! Entramos al desierto por la costa

CACTUS

¡On the road!

Atardecer en la costa desértica

¡Desayunos de campeones!

Jote de cabeza colorada

Nuestro jardín el MUNDO

Lagartones

Pacífico

Pueblos del desierto costero

Cactus del desierto + Lidia

Ruta Costera

Increíble los colores de las montañas

¡VIVIR ES COMPARTIR!

Altares everywhere

Stars are coming!

Parque Nacional Pan de Azúcar

Mano del Desierto – Antofagasta

Carretera a San Pedro de Atacama

Enamorados de la Pachamama

No Pasar

Ojos del Salar

Cordillera de la Sal

En algún lugar de San Pedro de Atacama

Lindas vistas – Salar de Atacama

Geoglifo “Gigante de Atacama”

ARTE en medio de la nada

Oasis en medio del desierto

*

¿Has estado alguna vez en el desierto? ¿Cómo fue tu experiencia?

***