¿Hacia dónde se dirige Turquía?

Quizás no lo visitamos en el mejor momento

Tan solo unas horas después de entrar a Turquía experimentamos la cercanía, curiosidad y amabilidad de la gente, siendo esto el mejor recuerdo que guardamos.

También nos sorprendió, desde el primer día, la enorme cantidad de suciedad y basura que se acumula en las playas, acantilados y bosques, donde parece que la gente convive en armonía con ello, sin notar su presencia y contribuyendo a su aumento.

Vimos 3 tipos de playas:

  1. Las limpias, a las cuales solo puedes pasar previo pago de un precio medio de 5€/persona.
  2. Las limpias y remotas, las cuales no son nada fácil de encontrar, debes perderte por caminos de arena que se bifurcan varias veces a lo largo del recorrido.
  3. Y el resto, con mucha basura.

Claros ejemplos de las primeras y terceras se pueden encontrar a lo largo del Mar Negro, en toda la costa que se extiende desde Bulgaria hasta Estambul.

turquia-basura

Turquía es un país enorme, donde las distancias no parecen tener fin. Por el oeste las carreteras se extienden entre montañas y paisajes que poco cambian, con enormes bloques de edificios que en los últimos años se apilan por las montañas sin un orden aparente. Todo sea por tener vistas al mar.

Uno de los puntos más fuertes del crecimiento de Turquía se centra en la construcción, pero,  “¿cuánto tiempo podrá seguir apilando bloques de apartamentos?” La economía crece y la inversión en el sector automovilístico y de la construcción con ello. Por la información que nos han dado varios turcos, el sueño de una vida “mejor” y el actual bienestar económico se obtiene a base de constantes créditos e hipotecas.

En nuestro paso por Turquía nos sorprendió lo improbable que era cruzarte con turistas. Posiblemente debido al más que reciente intento de golpe de estado y el interminable conflicto con los yihadistas e insurgentes kurdos. Sobre todo esto escuchamos punto de vistas completamente opuestos, las opiniones chocan y difieren dependiendo de con quien hables.

Durante varios cientos de kilómetros por el oeste del país no encontramos ningún pueblo con esencia e historia. Quizás deberíamos haber recorrido unos kilómetros más hasta las fronteras del este, pero la negativa de la embajada de Pakistán respecto a nuestro visado para cruzar dicho país, nos hizo cambiar nuestros planes. Si quieres saber más sobre nuestro cambio de ruta pincha AQUÍ

En Turquía conocimos a Mithat, un chico que cursa sus estudios de periodismo en Estambul. En los últimos meses Mithat ha decidido marcharse a las afueras de la ciudad por la incertidumbre a posibles atentados en algunas zonas de Estambul.
Mientras en años anteriores podía alquilar su apartamento con facilidad para los meses de verano, nos cuenta que este año no ha recibido ni tan siquiera un email o solicitud.
Otra de las razones para dejar a un lado el último año de su carrera es la obligación a cumplir con el servicio militar una vez finalice la educación universitaria.

El servicio militar es obligatorio para los jóvenes turcos, ya que como es lógico “esto convierte a cualquier hombre en un auténtico ciudadano Turco”, y a Turquía le permite seguir teniendo unos de los mejores y más numerosos ejércitos del mundo.
Aun así, Mithat tiene esperanzas para librase de dicho servicio, el gobierno le da la oportunidad de salvarse cumpliendo uno de los siguientes requisitos;

  • Tener sobrepeso. Lo que supone que Mithat engorde 55 kilos para llegar a los 120.
  • Que tenga una discapacidad física o mental. Opción descartada.
  • Ser homosexual. Esto no es delito en Turquía, pero si se considera un “trastorno psicosexual”. Si lo “padeces” no eres valido. En Turquía ha habido una enorme controversia debido a la los métodos para demostrar la sexualidad de estas personas. Muchos denuncian que se les ha pedido fotografías íntimas que demostrases dicho “trastorno”.
  • Ser objetor de conciencia. Razón por la que puedes entrar en prisión.
  • Justificar que se están cursando estudios en el extranjero y abonar al gobierno una cantidad que ronda los 5000€. El dinero lo arregla todo.Al igual que Mithat muchos otros ciudadanos turcos ven a Turquía como una bomba de relojería, mientras otros piensan que siempre seguirá igual.

Al igual que Mithat muchos otros ciudadanos turcos ven a Turquía como una bomba de relojería, mientras otros piensan que siempre seguirá igual.

Haz clic en las imagen para verla más grande

***