De Serbia a Hungría

¿¡Javi, Lidia…y Torrente!?

Listos para cruzar la frontera una vez más.

Como de costumbre nos preparamos unos minutos antes, no queremos que nos paren y que pongan la furgo patas arriba. Preparamos los papeles y nos acicalamos. Lidia se quita el aro de la nariz, se recoge el pelo en forma de mocho y se pone las gafas de niña buena, que lo es.

Javi se afeita, se quita los pendientes y se pone una camiseta sin rotos o agujeros. Pelo no se puede recoger porque no le queda mucho.

Cuando nos acercamos vemos a unos de los policías dando golpecitos en las puertas de las furgonetas.

‘Ya está, nos paran seguro’, pensamos.

Tenemos solo varias puertas con aislante, por lo que si las golpeas, unas suenan como si fueran macizas y otras como si estuviesen huecas. Sospechoso.

Uno de los policías merodea alrededor y el otro se acerca la ventana y nos pide los documentos, mientras nos mira, lee:

Lidia Gen…..

Javier Garcia….

Y empieza a meter la cabeza dentro de la furgoneta, como si estuviese buscando algo, cuando dice:

– Jose Luis Torrente!! y rompe a reír.

Jose Luis Torrente? Nos podíamos esperar cualquier cosa, pero no que las aventuras de Torrente fuesen a llegar a Hungría. La verdad es que el policía tenía cierto parecido.

Cogimos nuestros documentos y en menos de 5 minutos habíamos cruzado la frontera.

 

***